Equipar el consultorio

Uno de los objetivos de este blog es poder facilitar información y aportar ideas a quienes están comenzando con el trabajo de consultorio.

Parece que todo lo que hay que conseguir es mucho y muy costoso, pero la verdad es que hay que ser estratégico (usé este término en nuestro primer post) para ir armándose de material útil para distintas edades y objetivos de trabajo.

Y como falta poco para Navidad, hagan sus listas ahora y compren con descuentos! O cerca del día del niño o Reyes o en vacaciones de invierno en la Feria del Libro Infantil.

De a poco les voy a ir contando cómo armé mi consultorio.

Aquí trabajo junto a colegas psicopedagogas y a dos fonoaudiólogas, y siento que además de ser cómodo para las familias que consultan es muy confortable para nosotras, porque la verdad es que pasamos muchas horas y necesitamos sentirnos a gusto.

Otro día trabajamos el tema de la sala de espera, que creo que es toda una ciencia. Es un lugar de encuentro entre familias desconocidas, donde esperan los hermanitos, a veces hacen tarea, o juegan, o meriendan y es un espacio que queda por fuera de nuestra vista mientras estamos en el consultorio. Ya lo seguiré.

Pero yendo a los materiales que ustedes podrían ir preparando si empiezan a atender, o mejorar si ya están trabajando, pensé en que hoy hagamos un punteo general. Por un lado están los tests y bibliografía que necesitamos para consultar o evaluar. Eso se compra en las librerías especializadas. Y luego están los juegos y juguetes o los recursos para los tratamientos.

El consultorio como espacio de trabajo

Cómo está armado el consultorio tiene que ver con cómo planteo las horas de trabajo de cada paciente. Por supuesto que esto es a modo muy general, porque con cada uno en particular tendremos distintas estrategias y objetivos.

Pero sí, al inicio de los tratamientos propongo organizar con todos los niños como parte de mi encuadre, que el tiempo de la sesión consta de tres ó cuatro momentos. Ésto con el objetivo entre otras cosas,  de ir generando la certeza, el hábito, la tranquilidad de que hay un ciclo que cumplimos dentro de cada sesión,

  • porque hay un inicio y un fin, con un desarrollo donde todos los instantes son relevantes.
  • porque el cierredespedida se puede anticipar, y esto en algunos chicos es fundamental poderlo trabajar.
  • porque pueden quedar cosas para hacer otro día si no podemos agendar todo lo que quisiéramos. Y que vamos a hacer, porque no es una renuncia, es una postergación.
  • y especialmente comenzar a dar una continuidad entre los días que nos vemos, dando sentido a la demanda que motiva esta consulta.

Esto se vincula con que en muchos chicos encontramos una vivencia muy instalada del tiempo presente en términos de YA. Y queremos favorecer la experiencia de que los procesos se continúan. En la próxima sesión … cuando nos volvamos a ver … el día que volvés a venir … y eso también es ahora, aunque no-ya.

Los procesos llevan su tiempo, hay que dejar que ocurran, tener paciencia y sostenerlo. Por eso cuando me despido de cada nene, no importa que sea chiquito le pregunto, «Chau Fulanito, ¿cuándo te vuelvo a ver?» y a veces me miran sorprendidos.

Algunos dicen «mañana». A lo que yo responderé » no, mañana no, porque no venimos ni vos ni yo, pero el martes sí, el martes es el día que jugamos juntos». Lo digo con humor. Y lo enfatizo. Hasta que naturalmente pueden responder: «El martes». Yo respondo » Buenísimo!, eso… el martes que viene, te voy a estar esperando…»

Es decir, con esta mini actuación, con esta intervención, trato de que se vaya construyendo una temporalidad que la da

  • la presencia compartida,
  • lo trabajado bien explicitado y
  • la continuidad de nuestra cita cada martes, o el día que sea.

¿Qué podemos elegir?

En la apertura de las sesiones, en los principios de los procesos terapéuticos, anotamos lo que decidimos trabajar y hacemos gran énfasis en determinar qué y con qué vamos a hacer. Todo eso se anota. Y a medida que lo vamos consiguiendo, lo podemos tachar o marcar con un ✔. Listo, ya lo hicimos. Más adelante lo podemos nombrar, y con eso es suficiente para armarnos nuestro plan.  Por fin, cuando ya estamos en otro nivel, son los mismos chicos los que toman la posta y proponen una agenda.

Lo que podemos elegir ya está obviamente, tamizado por lo que tenemos y lo que ofrecemos. Que es, ni más ni menos que lo que fuimos atesorando. En mi caso muchos de los juegos que tengo los compré o me los regalaron. Algunos son de mi casa, de la juegoteca de mis hijos. Varios me los regalaron mis pacientes cuando se fueron de alta.

Como se ve en la fotos, los materiales están ordenados en una biblioteca a la vista, no están guardados.

Hay profesionales que los tienen en un mueble cerrado y prefieren ofrecer materiales según el momento. También me parece válido. Cuando estudiaba esa era la tendencia: tener los materiales guardados y fuera de la vista para no sobre estimular o distraer al paciente. Pero a mí me funciona bien tener todo a la vista. De hecho, personalmente, lo que tengo guardado y no accesible, se me pierde de mi propio inventario y dejo de usarlo.

Decía entonces que a la vista hay juegos de distinto tipo y dificultad. Sugiero que poco a poco intenten conseguir juegos de niveles más altos. No se queden solamente con lo muy infantil, porque cuando reciben chicos más grandes o más avanzados en sus logros cognitivos, o crecen nuestros pacientes, es poca la oferta que hay en jugueterías, y nos tenemos que rebuscar con cosas piolas. Van a conseguir juegos para jugar en grupo, pero que desafíen a un nivel adolescente/ adulto en formato consultorio, y… pocas opciones.

Cuéntenme si tienen juegos interesantes para chicos más grandes. En otro post les cuento los que tengo yo.

Agrego además que l@s psicopedagog@s tenemos la habilidad de transformar cualquier juego, cambiándole la función o la meta. Así que cuanto más dúctiles sean los materiales, mejor.

Por caso: compré un juego sin saber que sale en las propagandas de un canal infantil. Me resulta una chatarra total. No sirve para nada. Lo compré porque estaba a buen precio y parecía otra cosa,  y resultó ser un hit entre los chicos. Pero es tan aburrido!! que lo quisiera sacar… por el momento sobrevive.

¿Qué me pasa con este juego? Que tiene un uso limitado a lo que el material trae. Y no está bueno. Revisen esto antes de comprar.

Otra recomendación es no comprar nada de moda. Ni Peppa Pig, ni Princesas, ni Simpsons. Exceptuando a Spider Man 🕷 !! este que les muestro tiene unos 20 años conmigo 😁 y sigue siendo un clásico adorado.

Por eso la otra recomendación es que, guarden todo con el paciente, impongan un formato de clasificación y mantengan cada juego en su sitio. Cuídenlos y enseñen a cuidarlos. Esto es un ejercicio sumamente valioso. A veces hago la analogía con mis pacientes de que es como nosotros guardamos nuestras ideas o lo que sabemos en nuestra memoria, bien guardado lo puedo volver a usar tantas veces quiera, porque sabemos dónde encontrarlo.

Muchos de estos juegos son pre-históricos. ¿Y saben qué? Están impecables. Por supuesto que desgastados por el uso. Miles de miles de usos. Pero están completos. Y eso hace que el juego se mantenga vigente. Piénsenlos como que son nuestras herramientas. Que deben estar en buen estado y ser agradables para que los podamos seguir disfrutando y manipulando. Y que tienen que darnos utilidad para lo que los necesitamos. Cuídenlos como lo que son, su verdadero consultorio.  

Y como hoy les quiero mostrar material hiper accesible, les sugiero comprar

🚗 en las librerías de la Av Corrientes (en Buenos Aires) o en librerías de remanentes de editoriales. Estos por ejemplo son de la revista Genios, y son excelentes. Los uso mucho sin problemas. Valen poquísima plata.

⚽ O los de línea económica en jugueterías grandes como Tío Mario o Zebra.

🎳 O en los negocios de todo por 2 pesos (se llaman así todavía?) donde hay versiones de todos los juegos que se les ocurra.

Tener sí o sí

Uno de los errores que cometí en esa ansiedad de principiante inmanejable de los inicios, fue salir a lo loco a comprar algo que creía fundamental para mi ser profesional.

Me fui en auto con un terrible tráfico y sin tiempo, a una juguetería que había en Vicente López (mínimo una hora desde mi casa) a buscar seriaciones. No sé porqué se me ocurrió que ahí había, pero yo necesitaba tenerlas para poder trabajar, esa misma tarde! Urgente.

Ilusión total. No sólo no las tuve que usar inmediatamente, sino que las he usado muy poco en los 20 y pico de años que trabajo. Quería tener todas las opciones para tomar el Diagnóstico Operatorio, y la verdad es que con otros materiales también lo hice. Materiales de cotillón por ejemplo.

Actualmente solo los uso para hacer bosquecitos en las historias que jugamos.

Y para acordarme que ningún material es imprescindible si no estoy lista, tranquila, atenta y expectante hacia mi paciente. Por el apuro, ya ni me acuerdo, pero seguramente estaba fuera de foco de lo que comprometía a mi tarea. Correr en esa misión lo único que hizo fue darme la sensación de que trabajar bien no dependía de mí.

Y la verdad es que es todo lo contrario. Subráyense esto. Son ustedes, no los juegos, las /os que van a estar haciendo sus efectos en el trabajo, sus trucos de magia. Más o menos como hacen los médiums 🔮… tener juegos facilita la tarea, pero no la hace.

Por último, les cuento que lo que hay en la latita de la foto de arriba, la que encabeza esta nota, es mi más preciado tesoro. El verdadero botín pirata. Es un cofre donde guardo desde hace mucho tiempo las fichas huérfanas de juegos discontinuados, dados gastados, monedas, botones, partes de juegos que me permiten ofrecer material

  • para contar
  • para clasificar por colores
  • para hacer alfajores a lo muñequitos
  • servirnos comidas imaginarias
  • dibujar letras
  • unir puntos
  • o lo que la situación genere en mi paciente y en mí sin más idea previa que ver qué ocurre con este rejunte sin sentido.

Porque dar sentido y encontrarle utilidad a un caos es una gran habilidad, que está muy bueno desarrollar.

Cuéntenme qué consiguieron y qué están usando. En próximos artículos veremos otros juegos, porque seguramente de a poco van a ir teniendo más recursos que les de la profesión para poder invertir en elementos más costosos. Así hice yo.

Nos leemos pronto!

María Inés

Por | 2019-01-07T15:27:38-03:00 diciembre 5th, 2018|[El Consultorio]|10 Comentarios

  1. Carla Beatriz Barbagallo diciembre 5, 2018 at 9:25 pm - Reply

    María Inés me identifico totalmente!, a veces compro y lo uso solo una vez y otras veces con algo simple le doy mil usos. Yo podría sugerir recursos tecnológicos, por ejemplo 9letras es un blog que te permite bajar diferentes tipos de actividades y como están disponibles en power point o pdf, se pueden usar en linea, las podes bajar o las imprimis…según se considere adecuado para cada paciente. Además ofrece diferentes niveles de complejidad para diferentes edades. Desde mi humilde lugar, en más de una oportunidad me resultó interesante!. Carla

    • María Inés Acuña diciembre 13, 2018 at 10:23 am - Reply

      Carla, esos recursos son muy buenos. Vamos a seguir con el tema, y seguro estos los voy a incluir. Un abrazo!

  2. Virginia diciembre 5, 2018 at 9:45 pm - Reply

    Muy buenas ideas María Inés!! Mi inquietud es respecto de los chicos que van creciendo y requieren juegos que sean «poderosos» para justificar dejar a un lado la play, eso requiere además una gran tarea de «medium» y que él/ella no piensen/sientan que por volver a jugar son más chiquitos, cuando quieren decir: ya crecí!!!, por eso voy a esperar tus tips para ponerlos en marcha ahora q van terminando las clases, y que vienen las vacaciones

  3. Yamila Grosz diciembre 5, 2018 at 10:59 pm - Reply

    ¡Hola!

    Me encantó la publicación.
    Es cierto que con poco dinero se pueden conseguir juegos muy divertidos y útiles para el consultorio. En mi caso, también utilizo juegos caseros que suelo hacer con los chicos, con materiales simples, como por ejemplo cartulina para hacer una lotería con dibujos hechos por el/la paciente, donde las fichas tienen los sonidos iniciales o la palabra completa que corresponde al dibujo. En ocasiones se lo llevan a su hogar para jugar con sus familias.

    Excelente blog María Inés, siempre es un placer leerte.

    Hasta luego

    • María Inés Acuña diciembre 13, 2018 at 10:22 am - Reply

      Gracias Yamila, y por estar siempre atenta a las publicaciones. Muchos cariños

  4. Daniela diciembre 5, 2018 at 11:50 pm - Reply

    La simpleza y la generosidad siempre en tus palabras… q bueno q las nuevas generaciones te tienen para combatir el pánico del.inicio…. y q hermoso es ser un «luthier» en los juegos para nuestrxs pacientes… Recuerdo una batalla naval q «inventamos» con una paciente, con referencias alfa numéricas y con cuadrantes (arriba abajo derecha izquierda) Hojas, colores y la felicidad compartida de «entender mejor el juego» .. Y el aroma Mammoliti inconfundible en tus palabras q acompaña siempre.. Por vez número mil…. Gracias x tanto

  5. Cris diciembre 6, 2018 at 12:38 am - Reply

    Así es! Con poco se puede ir haciendo acopio de juegos y materiales no estructurados también!
    Muy importante para mí lo del cuidado y orden…lo practico! Cómo también los juegos, libros y cualquier elemento a la vista! Me encanta! A mí tb. me pasa de comprar juegos que tienen poco de interesante pero lo transformamos y sirve! Para diagnóstico operatorio compré un material hace mucho y es el q uso siempre! La seriacion son palitos de madera!
    Sigamos intercambiando!
    Saludos!

  6. Silvina Psicopedagoga diciembre 7, 2018 at 8:08 am - Reply

    María Inés: Te agradezco tus publicaciones, te admiro, admira tu facilidad para expresar tantas ideas, te descubrí por el articulo de sobre LA TAREA.
    Les cuento que para chicos más grandes estoy usando El Tuyo cómo es? de Bontus , son juegos económicos, son cartas con preguntas que tienen pistas para llegar a la respuesta, también estoy comprando las revistas Genios (no resulta económico) y se va armando «Carrera de Mente» trae cuadernillos con preguntas de diferentes temas y ciencias. Estas actividades me resultan útiles porque en la mayoría los chicos no saben la respuesta, entonces los incentivo a utilizar la deducción, relacionar un tema nuevo con alguno conocido, buscamos palabras de las cuáles no saben el significado, utilizamos mapas para buscar lugares desconocidos, y etc. Mediante un juego se amplia el vocabulario, se incentiva que se interesen en temas que quizás desconocían, otras veces queda como tarea para la próxima que investigue y encuentre información sobre un tema que fue relevante para el chico. Bueno me despido y seguimos leyéndonos
    .

    • María Inés Acuña diciembre 7, 2018 at 1:57 pm - Reply

      Gracias Silvina! Y bienvenida! Los juegos Bontus son geniales. Voy a buscar el que decís. Un abrazo!

  7. Natalia Blengine febrero 27, 2019 at 12:59 am - Reply

    Me encanto!

Deje un Comentario