Mi paciente en formato digital

Ya cumplido este primer mes de sesiones online, me animo a dar algunas impresiones. Como siempre les digo, cuéntenme ustedes cómo la están llevando, me interesa saber. Y si quieren un par de ideas de cómo trabajar de forma virtual, aquí 👉🏼 tienen algunas . Hay varias notas en este Blog con recursos que les pueden servir.

¿Cómo me está yendo?

La verdad es que bien. Muy bien 😀!! Con varios chicos pudimos sostener un hermoso trabajo. Eso es muy bueno.

Pero digo con letras mayúsculas que NO CON TODOS.  Y me preocupo, porque los que no pudieron seguir con el trabajo psicopedagógico en este contexto, probablemente sean los que más lo necesitan.  Ellos deberían tener la plena seguridad de que la disponibilidad está y que si no es a través de lo virtual, en cuanto la cuarentena se levante, volveremos a trabajar 💪🏼.

Antes de todo, recomiendo fuertemente registrar el propio estado personal y evaluar si estamos en condiciones de atender. El tremendo stress que estamos viviendo nos afecta a todos. Y si no estamos bien (que claramente puede pasar!)  tal vez no deberíamos ofrecernos para ayudar a quienes nos requieren desde sus propias necesidades y demandas.  El trabajo virtual asegura la continuidad de los tratamientos, PERO genera mucho más desgaste que el habitual. Así que  ✋🏼 atención.

Para organizar la sesión

Con cada uno de mis pacientes procuré mantener un encuadre básico, manteniendo los objetivos principales de trabajo, con flexibilidad, pero en el eje o ejes en que estábamos trabajando previamente.

Vamos a tener que instalar, decidir y aprender nuestros recursos. Yo me estoy entendiendo muy bien con el ZOOM, que permite vernos por camarita, escribir en pizarra, compartir documentos y ver los dos lo mismo, ceder el mando del mouse o teclado, grabar, buscar en internet a una misma vez y verlo juntos, en fin, es sumamente domable y amigable para los chicos.

En esta sesión escribimos los resultados de unas cuentas que inventamos. Y usamos el espacio entre mi paciente y yo, manejando la plataforma de manera compartida.

Cuando mis pacientes no tienen acceso a computadora, hacemos video-llamada de whatsapp y nos arreglamos … bastante bien.

En cualquier caso es fundamental que la familia provea espacio, tiempo y calma para este encuentro.

¿Qué me está costando?

⏱️ que necesito preparar materiales con más anticipación,  conseguir juegos y opciones online, recibir archivos que me quieran mostrar las familias, los cuentos, tareas que están trabajando en las clases. Así los tiempos se alargan.

⁉️ que muchas familias tienen claras dificultades para acceder y utilizar algunos recursos, sentirse cómodos con estos entornos y necesitan que los orientemos.

🙇🏻 También encuentro que los chicos pueden estar distintos, más fluctuantes según cada semana. Van de lo más motivados, a lo más dispersos y aburridos. Aceptemos que pueden estar más rebeldes. Si pasa esto, creo conveniente que no se sientan abrumados. Transmitámosle la tranquilidad de que no va a estar solo y sin ayuda.

🧐 En ese caso deberíamos pensar cómo está aceptando cada paciente las sesiones y evaluar si puede mantener la atención, la referencia en la tarea, si se organiza. Y si no puede solo, ver quién está para revisar lo que no podemos ver.

🤦🏻‍♀️ También se hace notorio que hay familias que se desorganizaron mucho y aparecen crisis y conflictos difíciles de manejar de esta manera y con los recursos con que contamos.

👪 Por último, creo importante ayudar a las familias a percibir a sus chicos como participantes activos en la dinámica de casa y que no queden ubicados en un lugar de recibir la ayuda, pasivos, esperando ser asistidos.

Para despedirme

y deseando una salida positiva en manos de la ciencia 🔬🧪 pienso para cuando salgamos de la cuarentena:

👩🏻‍💼 preparémonos como terapeutas e informémonos sobre las posibles consecuencias de este período de cuarentena y pandemia, situación traumática generalizada.

👨🏼‍💼 aceptemos con calma que se pueden dar retrocesos en los procesos de nuestros pacientes.

👩‍🔧 sepamos que tendremos que ir a buscar a nuestr@ paciente adonde esté, tal vez reformulando los objetivos.

Hasta la próxima! y a cuidarnos mucho 😷

María Inés Acuña

Psicopedagoga

Por | 2020-04-16T22:10:06-03:00 abril 17th, 2020|[ Novedad ], [Ser Terapeuta]|12 Comentarios

  1. Karina abril 17, 2020 at 12:02 pm - Reply

    Muy bueno!! Organizador!!! Gracias!

  2. Silvia Melis abril 17, 2020 at 12:07 pm - Reply

    Muchas gracias por tu gran aporte y el tiempo que dedicas a ello!

  3. Nora Julia KANJE abril 18, 2020 at 1:30 am - Reply

    Muy bueno Mine! Luego amplió mis comentarios!

  4. Nora Julia KANJE abril 18, 2020 at 1:34 am - Reply

    amplío!!

  5. Laura abril 18, 2020 at 10:44 am - Reply

    Muy bueno María Inés! En mi caso uno de mis pacientes discontinuó ( y como decís lo precisa pero su familia decidió suspender por ahora. En ese caso, les escribo cada tanto para ver cómo va y saludar) , otro la mamá planteó de arreglar cada quince días ( pero cuesta que ella sostenga) y con otra ( que es la más pequeña y más complicada) la mama suspendió dos semanas y ahora retomamos. La primera sesión fue revincular y con un agregado que tiene que ver que la pantalla permite meterse en la casa del paciente y que ellos a su vez se metan en nuestro espacio ( algo que no es menor) y la segunda que teníamos que trabajar con contenidos, fue muy caótica porque de alguna manera tuvo un retroceso…pero era algo que iba a pasar…veré cómo abordó la próxima. Gracias siempre por tus palabras!!

  6. Cecilia abril 18, 2020 at 8:59 pm - Reply

    Muchas gracias, María Inés, por el relato de tus experiencias. Compartimos con los chicos, chicas y familias la misma incertidumbre… Me gustó la certeza de que «tendremos que ir a buscar a nuestr@ paciente a dónde esté»… ¡Nos pasará lo mismo en las escuelas! Y allí estaremos, seguramente, con más y mejores recursos. Te sigo leyendo. Un beso!

  7. silvia abril 19, 2020 at 10:31 pm - Reply

    Interesante, Me identifico con tu relato. Desde las primeras semanas de la cuarentena sentía que algo debía hacer con los tratamientos, pero no podía pensar el que ni el como; estaba estresada, confundida.
    Cuando me pude ir armando como psicopedagoga, inicio la atencion a traves de watsap dando opción a el niño si quiere o no abrir la camara.
    Depende de cada niño, el sostenimiento de la sesión. Con algunos niños es posible la atencion. Otros,» se escapan». Tambien los que mas lo necesitan, son los que menos se los puede abordar.
    Coincido con Cecilia .. que frase potente «tendremos que ir a buscar a nuestr@ paciente a donde este» y alli estaremos.

    • María Inés Acuña abril 20, 2020 at 4:36 pm - Reply

      Gracias Silvia! Esa frase la leí en algún lugar desde el rol de los maestros, y me pareció muy lúcida. En la cantidad de información que circula es imposible volver encontrarlo, pero le doy crédito a otra persona que dijo que los maestros son profesionales, y sabrán encontrar a sus alumnos en el punto en que se encuentren.
      Gracias por leer y comentar!

  8. María Alejandra López abril 26, 2020 at 8:24 pm - Reply

    Muy interesantes los comentarios!. También estoy trabajando con sesiones virtuales y es muy bueno el desafío. Es todo un aprendizaje para los niños, sus familias y nosotros.
    Me gustó leer las experiencias al respecto. Gracias!

    • María Inés Acuña abril 26, 2020 at 9:00 pm - Reply

      Gracias Alejandra!

  9. Rossana mayo 4, 2020 at 8:28 pm - Reply

    Gracias a todas por las anécdotas. Parece que se queman los papeles y los recursos. Replantear como trabajamos.
    Que nos permitan entrar y que ingresen a casa!

  10. Cecilia mayo 6, 2020 at 8:56 pm - Reply

    Me encanta este lugar de encuentro profesional….Es un momento tan unico como complejo para pacientes,familias ycprofesionales…..desde mi lugar,entiendo quexel contexto nos obliga a reinventarnos …A mi mexda inseguridad zoom..por ahora hangouts y aprendiendo….

Deje un Comentario