Sara Paín (III)

Esta es la última parte del intercambio con Sara Paín. Fue un placer inmenso, un honor para mí contar con su palabra en el Blog y saber que ella estaba dedicando tiempo a pensar y escribirnos sus respuestas. Si no leyeron los anteriores artículos, pueden verlos aquí el primero y aquí una ampliación que ella hizo.

Queda abierto en los comentarios a que se mantenga el diálogo. Muchísimas gracias a todos por participar.

En la escuela ¿ se puede enseñar a ser creativos? en tanto la escuela está plena de rutinas y saberes cristalizados, anticipados, que buscan dar seguridad a los intercambios y a la convivencia.

Respuesta de Sara

Si la seguridad y la convivencia son motivos de cristalización (hipótesis que no se me había ocurrido) , hay que encontrar las maneras de contrarrestar los sentimientos de inseguridad y de perturbación que la enseñanza creativa provoca, si bien entiendo. Para ello el docente tiene que pisar tierra firme : conocimientos claros, bien fundamentados científica e históricamente, y bien graduados. No tiene que contar con una « ciencia infusa » en los alumnos, capaces de opinar sobre todo ; evidentemente, ellos tienen los instrumentos para elaborar el aprendizaje y un caudal de saberes adquiridos, pero no sistematizados como cultura. Así los chicos saben hablar, pero no saben de qué el lenguaje está hecho. La convicción que estos conocimientos son interesantes, es decir, inteligentes, es necesaria. Por ejemplo, si el teorema de Thales se recita mécanicamente se vuelve una perogrullada inasimilable, en cambio, si se lo piensa como aquello que es, una maravilla del ingenio humano, cada uno puede ejercitar su propio ingenio para comprenderlo, y el encuentro con la cultura se hace posible.
La palabra « creación » tiene varios sentidos ; para lo que nos interesa, dos : el que concierne el conocimiento y el que concierne el aprendizaje. Es indudable que los alumnos no pueden crear conocimiento, porque ello demanda la acumulación y la elaboración sistématica en un campo del saber. Podemos hablar de « creación » en el aprendizaje en tanto que apropiación del saber constituído, cuando el proceso de reconstrucción se realiza por una estrategia cognitiva personal.
El pasaje de la ignorancia al conocimiento comienza por la toma de conciencia de la primera en forma de curiosidad, que es una pasión, seguida de la indagatoria o del ejercicio, que es una actitud. El docente provoca y asiste al pasaje entre curiosidad y descubrimiento. La rutina y la cristalización viene de la consideración del alumno como un ente pasivo que, en el mejor de los casos, deviene una copia conforme. Evidentemente, la capacidad creativa de los alumnos responde a la del maestro o a la del psicopedagogo que la ejercita en la elaboración didáctica de situaciones de aprendizaje dinámicas y fértiles.

Por | 2019-12-05T15:33:25-03:00 noviembre 19th, 2019|[Ser Terapeuta]|0 Comentarios

Deje un Comentario