Mi juego preferido

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

 

Entre todos los juegos que tenemos en el consultorio, hay uno preferido por mí y según veo, por los chicos. Y como se ve en la foto, lo he usado y disfrutado por un montón de años.

Es El mejor o peor alumno, de Lucofran.

Lo compré en una juguetería/librería de barrio hace muchos años, a un precio muy económico.

Hasta donde pude ver, ya no se consigue. Por eso hace un tiempo me contacté con el dueño de Lucofran por email y me respondió muy cordialmente que ellos tienen otros juegos que sí se consiguen. Según me indicó son Liga de Fútbol profesional, Chinchón de Palabras, Escoba de Sílabas, Escoba de Oraciones, Sabetutti, El Gran Desafío. Si les interesa, tengo una lista de direcciones donde (hace un buen tiempo) Lucofran me dijo que los tienen. 

El Mejor o Peor alumno es un juego de recorrido como cualquier otro.

Hay 6 personajes, cada uno con su característica, que avanzan (o no) en base a los puntajes de dado. Hay uno enojado, otro con cara de no entender nada, una chica con cara de sabelotodo. Es muy interesante (y divertido!) ver cómo se hace la elección del personaje. A partir de ahí comienza el juego y gana el que primero regrese a su casilla.

Como es un juego de azar, claramente no hay posibilidad de implementar ninguna estrategia, pero aceptar lo que toca y lo que no nos gusta es un primer ✔.

También el ejercicio con los dados es siempre algo interesante. En el consultorio lo jugamos con uno, dos o tres dados. Cuando veo que un nene mantiene la estrategia de contar todos los puntitos, pero ya hay indicadores de que podría despegarse del objeto y pasar al cálculo mental, podemos modelar nuevas estrategias.

El reglamento

Las casillas son

❎ En verde: recreo

❗Signo de exclamación: pierde un turno.

❓Signo de pregunta: examen.

🔶 Suerte: son las prendas, que pueden ser de buena o mala suerte.

🔷 Casilla mixta: el jugador elige si responde pregunta (examen) o se arriesga a la suerte.

Hasta aquí, es un juego más del estilo del Juego de la Oca.

Lo interesante de El mejor o Peor alumno es la dinámica que permite compartir.

Las preguntas

Cuando llegamos al examen encontramos consignas pensadas con temas bien escolares como para un 4to grado. Para usarlo con otras edades, agrego para los más chiquitos tarjetas con palabras que vamos a leer y luego deletrear.  Y para chicos más grandes preguntas de ciencias naturales que conseguí de algún lugar.

Me encanta jugar la escena cuando se toma el examen. Nos permite que el que pregunta sea una maestra tirana, amorosa, impaciente, que tiene ganas de poner malas notas, que se sorprende con todo lo que el alumno sabe.

Y cuando toca el rol del alumno ver cómo resuelve la sorpresa del exámen. Las excusas/explicaciones son geniales.

Las prendas de Buena y Mala Suerte son desopilantes. Se avanza o se retroceden recreos, según la seriedad del hecho. Por ejemplo, manchaste el guardapolvo de un compañero. Te eligieron para dar un discurso en el acto. Sacaste un 10 en Ciencias Naturales. O escondiste el borrador. Aquí también se produce un listado interesante de anécdotas, propias o de la escuela.

Y en el recreo, como es la realidad, se hace lo que uno quiere. Y eso lo charlamos, qué juegos se juegan, con quién, qué lugares de la escuela se usan para descansar.

Juegos reglados

Para comprender lo que se da ante los juegos reglados hay bibliografía siempre vigente y que nos permite profundizar en la comprensión que tenemos del paciente, del momento evolutivo que transita y de los recursos mentales con que cuenta.

Pero este Blog, dijimos… dije… se escribe desde otro lugar.

Porque jugar no es sólo eso. Es una oportunidad de actividad compleja compartida.

La podemos ver desde variadísimos lugares, como cuando miramos un caleidoscopio. Desde el lugar en que nos posicionemos vamos a tener diferentes luces.

Para nosotros los psicopedagogos jugar entre otras cosas representa una ventana que nos permite mirar en los procesos mentales y recursos personales del paciente, inferir, comprender e intervenir.

Lo que quise compartir hoy, lo importante que entiendo tiene un juego reglado en la sesión de psicopedagogía, más allá del objetivo que tenga en sí mismo, de que podamos ejecutarlo y ganarlo es:

  • que nos de la oportunidad de abrir temas,
  • que permita un trabajo de reflexión sobre los propios recursos,
  • que desafíe al nene a un trabajo que hasta ahora no intentó,
  • que sea un recurso lógico pero también vivencial,
  • que sea atractivo e interesante y
  • que desde el ingenio del o la profesional se le pueda sacar mucho más provecho a la propuesta según lo que nuestro paciente necesita.

 

Nos leemos la semana que viene y si alguien conoce a Lucofran, pídanle que siga produciendo este juego tan hermoso .

 

 

María Inés Acuña

Psicopedagoga

Por | 2019-05-17T13:46:08-03:00 mayo 2nd, 2019|[El Consultorio]|3 Comentarios

  1. Sandra mayo 3, 2019 at 6:10 am - Reply

    Excelente relato y como siempre mucho para dar y muy generosa en compartir tus experiencias y contribuir a enriquecer nuestros conocimientos. Gracias!!!

    • Nora Kanje mayo 7, 2019 at 2:24 am - Reply

      Buena propuesta!!! Cuántas posibilidades ofrece…abre muchas «ventanita» para conocer y acercarnos mejor a alumnos y consultantes!!
      Gracias !

  2. griselda aguilar mayo 10, 2019 at 1:22 pm - Reply

    Me encanto muy fructifero ya lo pondre en practica yo hice un juego de dados para el consultorio con las praxias orofaciales y linguales les encanta a mis pacientes y logro mi objetivo de trabajo.

Deje un Comentario