Escuela holograma

Todos recibimos los memes de la pelota Wilson, el único amigo que tenía el náufrago Tom Hanks, en esa película que parecía delirante. Pura fantasía para nuestra experiencia.

Y aquí estamos hoy. Cada uno en su isla-casa, compartiendo de modos virtuales, pero verdaderos, con nuestros afectos y conocidos, con esta sensación de poca realidad.

Nos quedamos con ganas de abrazarnos, de palmearnos la espalda y decirnos todo lo bueno que es estar juntos.

Hace unos días encontré a una colega por quien siento un afecto enorme en una fila del mercadito. Y nos hablamos a metros de distancia, ignorando a una señora en el medio de una manera que hasta hace poco hubiera sido ridícula. Yo me agarraba la camisa con las dos manos como diciendo “te estoy abrazando”, que en verdad era abrazarme a mí, necesitando esta comunicación que se da solamente en la unión, en el juntos.

Pero por ahora eso está suspendido.

Igual queremos darle un efecto de realidad a cada encuentro. Meterle lo que conocemos a la virtualidad. Nos llamamos por video para escucharnos + vernos. Cantamos el cumpleaños feliz a coro por camaritas, jugamos compartiendo, queremos participar desde la complejidad del mensaje en todos sus matices.

Y se producen nuevas experiencias, muchas reconfortantes, de conectarnos con gente desde sus frases y sus gestos. María Luisa Silva, una referente para mí, me hizo pensar con esta frase: “uno le pone mucho esfuerzo a su propia vida” … para verlo relativizado en pocas semanas. Así fue, tal cual… el mundo empezó a girar para el otro lado y nos tuvimos que adaptar.

En este contexto, la escuela empezó a proyectarse en cada casa, en forma de pequeños hologramas domiciliarios,  a través de archivos, carpetas, mails, video llamadas. Un tremendo trabajo para los y las docentes, tremendo!! armar la ingeniería de una escolaridad virtual, pensada a mediano plazo pero sin previo aviso. El esfuerzo de apropiarse de los recursos y traducir todos sus materiales a esta nueva realidad es una obra titánica. Antes tener «computación» era un plus para las escuelas. Ahora la escuela es (o está) en la computadora.

Esta nueva escuela, llega en horarios y a cualquier hora para trabajar objetivos sociales, para mantener actividad sobre los aprendizajes formales y los contenidos. Muchos/as chic@s sin embargo, se están sintiendo excluídos, confusos, fastidiados y perdidos ante las propuestas y demandas escolares. Y sus familias también.

Algunos tienen más recursos para resolver con mediano éxito la propuesta, otros no. Díganme si en las consultas no se empieza a escuchar cansancio, angustia, desborde, desconcierto y desconexión. Y se pone muy de manifiesto cuando el frágil equilibrio sobre el que sostienen sus estructuras empieza a ceder.

Por eso me pregunto si los especialistas en Salud Mental se están (nos estamos) preparando para dar los apoyos necesarios tanto durante estas semanas como para lo que va a ocurrir a la salida de la cuarentena.

¿Los psicopedagogos sabremos qué hacer ante los efectos en nuestros pacientes de haber estado afuera de las aulas, del impacto de esta experiencia en sus historias de aprendizaje? 

¿Estamos preparándonos para eso?

Si una familia siente distancias, si le cuesta verificar dificultades y soledades, a veces sensación de abandono, de nunca más será como antes, De impotencia y desborde, algo tenemos que hacer

Propongo trabajar en recuperar y sostener los lazos, en dar presencia, continuidad de las existencias que efectivamente ya se construyeron con otros. En afirmar aprendizajes novedosos y valorar las formas de resolver este gran desafío. Propongo que mantengamos viva la experiencia de colectividad con quienes lo necesitan, en este aparente naufragio de individualidades.

En este Blog siempre hubo, y siempre va a haber lugar para hablarnos desde lo que realmente nos pasa. Así que en este insólito binomio que nos toca entre navegar en aguas calmas vs naufragar, abramos, ofrezcamos, un lugar seguro en esta situación atípica, virtual, real, por camarita.

Espero sus comentarios y gracias por estar 😉

María Inés Acuña

Psicopedagoga

 

Por | 2020-04-10T18:28:08-03:00 abril 9th, 2020|[ Novedad ], [Ser Terapeuta]|2 Comentarios

  1. Karina abril 15, 2020 at 9:02 pm - Reply

    Tal cual! Creo que de eso se trata este momento,sostener lazos,dar presencia. Gracias, besos!

  2. Cecilia mayo 6, 2020 at 9:04 pm - Reply

    Yo creo que al comienzo uno mismoxcomo profesional se veía asombrado y agobiado,observando porque empezaba a suceder entre las escuelas y las familias. Ahora que estamos casi dados meses de cuarentena,me parece interesante indagar como se esta sobrellevando sxlargo plazo esta virtualidad escolar.y empezar nosotras a sostener,dar disponibilidad ycpewsencia,asesorar y colaborar en el emergente.

Deje un Comentario